Sitio turístico oficial del Ayuntamiento de Peñafiel
Español  
Inicio > No te puedes perder... > Turismo Gastronómico > Productos tradicionales y de temporada
Productos tradicionales y de temporada

La gastronomía tradicional peñafielense gira en torno al lechazo asado al horno de leña. No obstante, también hay otros platos típicos que completan la variedad culinaria de esta tierra, en la que todos los derivados de la matanza del cerdo ocupan una posición de privilegio. Chorizo, salchichón, morcilla, jamón, torrezno, oreja o mondejo son sólo una pequeña muestra de la infinidad de productos tradicionales de cerdo que se pueden encontrar en los restaurantes de Peñafiel.

Pero no sólo de carne se vive en la Cuna de la Ribera del Duero, un lugar en el que la endibia es la reina de las ensaladas desde hace más de dos décadas, cuando se instaló en la villa una empresa productora de esta hortaliza. Ya sea acompañada con tomate, anchoas o simplemente regada con aceite de oliva, la endibia es la elección perfecta para aquellos que quieren degustar productos autóctonos durante su visita a Peñafiel.

Por otro lado, la comarca siempre ha estado muy vinculada a los cultivos de secano, gracias a los cuales en esta zona se elaboran panes y pastas de una excelente calidad. La denominada torta de aceite o torta de coscoja, un pan de aceite de una textura y un color dorado espléndido, es el producto más demandado en las panaderías de la villa, donde también se elaboran pastas artesanales conocidas en toda la comarca. Esta pasión por el pan también ha llevado a este producto a convertirse en el ingrediente principal de uno de los primeros platos más típicos de estas tierras: la sopa de ajo, un guiso que ha servido desde antiguo para que los trabajadores repusieran fuerzas tras su jornada laboral, un hecho que incluso aparece reflejado en los refranes. “Tan sano es el trabajo como lo es la sopa de ajo”, apunta el refranero castellano.

Productos de temporada
La gastronomía peñafielense es rica y muy variada, pero lo es aún más dependiendo de la época del año en la que nos encontremos. Comer en Peñafiel en otoño es la mejor forma de degustar la enorme diversidad de setas y hongos que posee la comarca. Las setas de cardo o los níscalos son dos de los platos más típicos de esta época, aunque existen otras setas de cultivo que se pueden disfrutar durante todo el año.

Por otro lado, Peñafiel ha sido desde antiguo un lugar en el que la afición a la caza se ha mantenido y conservado a lo largo de los años. Esta circunstancia ha convertido a la cuna de la Ribera del Duero en un lugar privilegiado para degustar la escasa cocina cinegética, entre la que destaca la liebre con arroz, el jabalí con patatas o las codornices y perdices guisadas de diferentes maneras.

Además, el respeto por las tradiciones culinarias en Peñafiel hace que las panaderías también realicen productos de temporada que se elaboran en la villa desde hace siglos. Uno de esos productos es el hornazo de Peñafiel: pan amasado en harina, anís y aguardiente, con chorizo, huevo cocido o lomo de cerdo en su interior, un condumio que se ofrece al público solamente durante la época de Pascua.

Otro de los productos de temporada típicos de Peñafiel es el cangrejo de río, que se consume en verano de diversas maneras, aunque se suele presentar a la plancha o guisado en salsa de tomate.

En resumidas cuentas, Peñafiel llena al visitante de conocimientos sobre cultura, historia y vino, pero la visita estará incompleta si no se llena también el estómago, porque la Cuna de la Ribera del Duero se disfruta con los cinco sentidos.

Clic aquí para ver los restaurantes de Peñafiel.

Recursos sobre Productos tradicionales y de temporada
17 10 2017
15:09  19 ºC
Predominio de nubes con chubascos tormentosos
Mapa
Multimedia
Noticias
  Suscribete
Portales de turismo
2010 Ayuntamiento de Peñafiel